poesía

¡Hemos venido a luchar!

Parece que fue ayer cuando te di el primer abrazo tras casi siete años sin vernos.

Preparar la habitación de invitados
pensando desde el principio en que no tenía nada que hacer contigo
me hacía sentir como la adolescente que se ilusionaba con alguien
y ya contaba con el “no” por adelantado.
Pero sí que hicimos. Mucho…

Jugamos con ventanas buscando besos que respirar y bebimos tanto,
que secamos los bares de mi desértica ciudad.
Hice que tus cicatrices dolieran caminando sin cesar
por barrancos y canales
porque, a veces, soy un poco inconsciente
cuando se trata de ir a contracorriente.

Decidimos emprender el vuelo,
con turbulencias
y alguna que otra tormenta,
pero aquí seguimos, en las trincheras,
combatiendo y luchando con nuestras bayonetas.

Dos años han pasado dejando huella,
con sonrisas, croquetas, gin-tonics y salamanquesas.
Pililas en acción y cosas serias.

Hemos puesto de moda el “Bon dia” y mi “buenas noches” mientras nos reímos,
sonámbulos, al ritmo de mosquitos que mueren en un aparato eléctrico
y buscas imaginarios ventiladores.

Las gambas, la paella y el ajoaceite no pueden faltar y
si nos dicen que hay demasiada comida en la comanda
les decimos: “¡Hemos venido a jugar!”

No sé si es nuestro aniversario,
pero soy de las que dan importancia a los días especiales.
Dos años batallando junto a ti
hacen que marque la fecha de hoy en el calendario.

Gracias por ser mi maestro,
-por todo lo que ha pasado
y por lo que deba pasar-.
Sigamos aprendiendo.
¡Hemos venido a luchar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s