El habla almeriense

Fase 3 de desescalada: más “achuchaero” que en la Batalla de los Bastardos.

¡Hola, malditx!

¿Cómo va la desescalada? En Almería estamos en fase 3 y, bueno, aunque soy de las que sigue semi confinada en casa – porque el flow está un poco descargado-, las pocas veces que he cruzado las Puertas de Moria o he cogido el coche para ir de compra, citas médicas, farmacia, unas tapas con algún colega y visita obligada a la pelu -que estaba ya al borde del abismo de Helm por tener asomando las canas y el flequillo más largo de mi historia-, he observado que vuelve a haber bastante tráfico en la carretera y las calles están petadas de peña.

El caso es que, aprovechando que todos empiezan a salir, te quiero traer un par de voces que utilizamos en el habla almeriense para designar ese tumulto. Se trata de “achuchaero” / “apretaero”, tal y como te mostraba en mi cuenta de Instagram.

No me voy a andar con más rodeos; te muestro aquí la definición gráfica de estos conceptos:

Jon Snow en medio del “achuchaero” de la Batalla de los Bastardos.

Tal y como ves en la imagen, un “achuchaero” designa un lugar donde se ha “rejuntao” mucha gente. Vamos, donde se ha acumulado un número bastante más elevado de personas de las que debería haber.

En breve, todo el país volverá a verse un poquito así de abarrotado y quizá me mates por decir esto, pero yo prefería ir al supermercado sin tanto agobio (aunque no quedase papel higiénico), ja, ja, ja. La vuelta a la normalidad no me está molando del todo, pero en fin…

Si vienes próximamente a Almería, también puedes usar la voz “apretaero”. Eso sí: posee dos acepciones; la primera de ellas es un sinónimo de la anteriormente mencionada, “achuchaero”; la segunda, haría referencia a una situación problemática que debería tener una solución. Vamos, lo que viene siendo un cabreo monumental (sea por una “tontá” o por algo más serio que, normalmente, es provocada por otra persona).

Como ejemplo de esta última acepción podríamos decir algo así:

“Dioh, nene, ¡Manolillo está de un apretaero con la novia… que pa qué contah! Ella quería ih de tapah anca la Patry y él lah quería en La Mala . Tontáh de elloh, ya sabeh tú.”

Y… existe una tercera acepción que suele designar los “apretaeros intestinales”, es decir, el “cagarse vivo”. Literal. Este uso es también corriente en el resto del país, pero nadie lo dirá con tanta gracia como los almerienses, #EsoEsAsí.

Ya sabes, bonicx: estos días en los que estamos más cerca de la normalidad y empieza a haber más afluencia de gente por la calle, bares, reuniones, etc., sé precavido y usa la mascarilla porque el distanciamiento va a ser menor con tantoachuchaero”. Y, si eres de los míos, intenta no caer en el “apretaero” con los que no la usan, porque te vas a quemar más de la cuenta y no conviene para nuestra salud mental. Eso acaba provocando “apretaeros intestinales” y, como te dé uno de esos estando en la playa, ¡mal vas!

Por cierto, ya que he sacado el tema de Jon Snow, prepararé algunas cosicas sobre los escenarios de Juego de Tronos, que fueron rodados en Almería, pues, aunque parezca que no, mi tierra es zona de buen interpreteo (hasta Indiana Jones lo sabe).

¡Suscríbete si no te lo quieres perder!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s