Sin categoría

No me gusta rendirme, pero dejaré ganar al superhéroe.

Creí que era fuerte, pero tengo mis dudas. He pasado lo peor y, aún así, creo que doy zancadas retrocediendo en el camino.

Estoy cansada de bailar al ritmo que otros marcan y lucho por desligarme de esas cadenas para danzar al son de mis creencias, de mis valores. Quizá haya madurado de golpe, pero lo cierto es que tengo una edad como para seguir sedándome con copas de ginebra que anestesien la mierda de vida que no somos capaces de aceptar. Ya pasé por ello y no es el mejor camino a seguir. Aun así, no he dejado de sonreír, aunque esta se haya visto teñida por demasiadas pesadillas en los últimos años.

Quizá he otorgado demasiado poder a quienes no debía abriéndome en canal, como siempre. Prostituyendo mis sentimientos hasta dolerme los huesos, sintiendo que no pintaba nada en el cuadro. Saboreando la decepción al mover los músculos cuando, al caer, sabía que nadie estaría ahí. Tan solo yo.

Quizá he invertido demasiado esfuerzo en vano al sentarme en la parada de un autobús que no llega, cual perro que espera a su difunto dueño, cuando todo el mundo sabe que no va a volver, excepto el cánido.

Siento que hoy me salen más canas de la cuenta en las venas, esperando combates ilusorios que se quedarán en excusas y puro desinterés. Tú también podrías atacar -pensaréis-, pero me canso de ser la villana que insiste en derrotar al superhéroe, porque este se acabará aburriendo del juego y yo empiezo a querer reír la última, pues dicen que se ríe mejor; nunca he saboreado ese placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s